8/1/13



Qué indiferente y lejano te has vuelto, amigo. Tú que eras tan atento y cariñoso, que sin estar estabas siempre ahí. Y ahora que nos tenemos cerca me rehuyes y te olvidas de quién fuimos. Qué huraño e imposible te has vuelto, amigo, cuando más te necesito y sin ningún pretexto.





3 comentarios:

  1. Leído así resulta doloroso y no parece el mejor de los amigos. Pero cómo hablar de las circunstancias que uno no conoce? Quién sabe qué pasará por su mente y su cuerpo? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta. Digamos que encaja perfectamente con lo que estoy viviendo ahora... Ya te contaré.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Somos présbites de la felicidad.
    O simplemente, cambiamos.

    ResponderEliminar