22/1/16

Apegado a mi


Velloncito de mi carne
que en mis entrañas tejí,
velloncito tembloroso,
¡duérmete apegado a mí!
La perdiz duerme en el trigo
escuchándola latir.
No te turbes por aliento,
¡duérmete apegado a mí!
Yo que todo lo he perdido
ahora tiemblo hasta al dormir.
No resbales de mi pecho,
¡duérmete apegado a mí!



G. Mistral



19/1/15

Tú, mi hijo.





    No puedo expresar con palabras lo que sentí al verte por primera vez. Me es tan difícil. Son tantas emociones, tanto, que no sé cómo empezar. No sabría describir tal cual qué se siente al ser madre.


Esa personita que se mueve sin parar, que se chupa los puños, balbucea todo el tiempo. Esa personita que me mira y sonríe, que reclama mis abrazos y se duerme en mi regazo. Esa personita que se prende de mi pecho y se bebe esa leche que fabrico para él.

No puedo expresar con palabras lo que siento cuando te miro porque son tantas emociones, tanto, que no sé cómo empezar. No sé si sería capaz de describir exactamente que sentimientos recorren mi cuerpo cuando pienso que te has formado dentro de mí y de mis entrañas saliste siendo un ser humano más.

Llegaste para hacerme comprender qué sentido tiene la vida. Llegaste porque te llamé, te imaginé y aquí te tengo. Y jamás podría haberte imaginado tan perfecto.




4/10/13


" L' amor és com una llepassa.
Puja per les cames, passa,
ompli un ventre com una casa. "


V. A. Estellés

22/7/13

De los sueños


¿Qué dirías si hoy te invitara a mis sueños?

Tus labios de manzana
sobre la piel golosa de mis ingles
toda la noche -di, ¿qué pensarías?-,
tu saliva frutal levemente aromando
el hambriento contorno de mi vientre...
Qué cosecha tan dulce
(semillas y caricias y extravíos)
para un mundo sin sol.
Dime, ¿no acudirías
si también esta noche te convoco a mis sueños?



Josefa Parra




15/3/13

Mi querida Frida




"Soy una mujer que llora
Soy una mujer que habla
Soy una mujer que da la vida
Soy una mujer que golpea
Soy una mujer espíritu
Soy una mujer que grita.

Ay morena, morenita mía,
No te olvidaré."



L. Downs




En la ciudad



Me he acostumbrado tanto a vivir entre montañas que ya me cuesta respirar. La gente se amontona y me desvanezco. Aquí hace calor al medio día y por las noches te echo de menos. La ciudad es una extraña que alguna vez conocí muy bien. Y a ratos es agradable, y a ratos es sofocante, pero es mi ciudad. 

8/1/13



Qué indiferente y lejano te has vuelto, amigo. Tú que eras tan atento y cariñoso, que sin estar estabas siempre ahí. Y ahora que nos tenemos cerca me rehuyes y te olvidas de quién fuimos. Qué huraño e imposible te has vuelto, amigo, cuando más te necesito y sin ningún pretexto.





2/1/13

Aquello que llaman sonreír




When you are smiling

ocurre que tu sonrisa es la sobreviviente
la estela que en ti dejó el futuro
la memoria del horror y la esperanza
la huella de tus pasos en el mar
el sabor de la piel y su tristeza.

When you are smiling
the whole world,
que también vela por su amargura
smiles whith you.


M. Benedetti

10/10/12

"La vida no para, no espera, no avisa."
Jorge Drexler





Es tiempo de depresiones, de sentirse inútil y desamparado, solo e insignificante. Cada día puedo sentir un poquito de todo eso. No hay ganas de nada más que de echarse a llorar. 

Aunque no todos los días son así.

Tengo tanto tiempo libre y algunas horas de soledad al día que me dan para pensar demasiado. Después de un año y medio viviendo aquí me replanteo varias cosas; que es muy difícil hacer amistades, que no hay trabajo si no es por enchufe y que el aire que se respira es mucho más limpio, entre otras cosas.

Pienso mucho en los que un día fueron amigos. Y me pregunto por qué. Por qué se terminó la amistad. ¿Distanciamiento, personalidades opuestas, gustos diferentes, ideologías contrarias? Puede ser, pero no del todo. Puedes perder a un amigo porque su nueva conducta de vida no encuadre con la tuya y se te vayan quitando las ganas de quedar, aunque ahora lo pienso y qué tontería. 

Mucha gente espera que vayas detrás de ellos cuando ellos quizás no vayan tan detrás de ti. Siempre he opinado que tener pareja no conlleva a dejar de lado a los amigos, tengan estos pareja a su vez o no la tengan. Lo que pasa que los hay que no son de tener novio y reprochan a los que sí.

Los hay que posiblemente se encuentren coaccionados por sus parejas, y tengan de alguna manera prohibido comunicarse con algún amigo en particular. Celos, envidia, rabia.. a saber. Lo que sé es que hay que ser gilipollas para dejarse dominar así.

Por unas o por otras, algunas personas ya no forman parte de mi vida. Es una pena. Se que siempre los llevaré en mi corazón y que nunca me porté mal con ellos. Recordaré con cariño cada uno de los buenos momentos que vivimos y asumiré lo que venga. Cada uno es como es y hay que respetarlo, pese a que con ello una parte de mi se quiebre para siempre.


26/9/12

Naturaleza viva








"Puede estar lloviendo año tras año 
en algún lugar del corazón 
que colecciones desengaños en frascos de alcohol..."


Enrique Urquijo

23/9/12





[...] Te admiro desde lo más profundo
de mi subconsciente
con una admiración extraña y desbordada
que tiene un dobladillo de ternura.
Tus problemas, tus cosas
me intrigan, me interesan
y te observo
mientras discurres y discutes
hablando del mundo
y dándole una nueva geografía de palabras
Mi mente esta covada para recibirte,
para pensar tus ideas
y darte a pensar las mías;
te siento, mi compañero, hermoso
juntos somos completos
y nos miramos con orgullo
conociendo nuestras diferencias
sabiéndonos mujer y hombre
y apreciando la disimilitud
de nuestros cuerpos.



Gioconda Belli

21/9/12

Alguien muy especial: Jorge Drexler




Hoy es el día de Jorge Drexler, cumple 48 añitos ya, cómo pasa el tiempo! Hace exactamente diez años que lo escuché por primera vez y me enamoré de sus canciones. Qué gran poeta! Me lo dió a conocer un antiguo amigo, un extraño amigo que tuve allá por 2002. Daniel Merlin, pintor argentino afincado en Madrid por aquel entonces, ahora no sé que habrá sido de él. Siempre voy a estarle eternamente agradecida por mostrarme un pellizco de este gran cantautor uruguayo. Y nunca me olvidaré de cual fue aquella primera canción que escuché: "Alto el fuego".

"Linda... yo aquí me bajo, yo dejo el tren en esta estación...me asusta tu guerra menos que el alto el fuego en tu corazón."


Con ella os dejo.


http://www.youtube.com/watch?v=YYMXK3XBOhc

18/9/12

Carta al comemierdas anónimo

No entiendo como puede haber gente que se divierta mandando mensajitos anónimos a los demás. Alguien que disfrute haciendo algo así debe estar muy enfermo mentalmente o su vida debe ser extremadamente triste. Una persona adulta con dos dedos de frente no hace esas cosas. Respeto cualquier comentario escrito con educación y sobretodo con la identidad visible del que lo escribe. Es justo saber de quién se trata cada opinión, así como yo muestro mis datos. Pero qué cobarde se ha de ser para criticar a los demás sin ni siquiera tener los cojones necesarios para dar la cara. Las personas que hacen este tipo de cosas deben ser  niñatos subnormales vamos, gente más falsa que Judas en la cual es imposible confiar y que se pasan el día rodeado de "amigos" ( porque no saben estar solos) que en realidad pone a caer de un burro a la mínima de cambio cuando no los tiene delante.

Venga tonto/a del culo, mándame otro mensajito diciendo gilipolleces, tienes suerte de que aún no sepa quién eres pero como me entere ya puedes correr, ya. Y te aseguro que haré todo lo posible por averiguarlo. Por cierto, al menos podrías desvelar tu sexo, no? Así sabré si se trata de un hijo o hija de su puta madre!

Otra cosita, tengo más personalidad que tú y toda tu familia, come mierda.

5/9/12

Amigos


Me he topado con mucha gente que parecían ser amigos y sólo eran mierda. De esa gente cabía esperarlo. Pero de ti jamás lo habría imaginado.

Creía que éramos amigos, ya son doce años de los que ahora no veo ninguno. ¿Dónde está el cariño que decías tenerme? No entiendo como del día a la mañana puede cambiar tu actitud, ¿tanto te afecta haberte echado novia?  ¿Que estés enamorado es motivo para dejar de lado a tus amigos? ¿Qué te he hecho yo? Si llevo un año y medio viviendo en el mismo pueblo que tú y no has tenido nunca la iniciativa de llamarme, nunca has tenido ganas de verme y hablar un rato. Ni siquiera me felicitaste el día de mi cumpleaños, tú que nunca te olvidabas de hacerlo.

Estoy muy triste. He tenido otras decepciones estos últimos años pero realmente no me sorprendieron  tanto como esta. Eras un buen amigo, de los que veía sólo en verano pero nunca me fallabas, al que le podía contar cualquier cosa. Me levanto cada mañana pensando en que he perdido a un amigo, y es tanto el dolor y la impotencia que no tengo ganas de nada. Necesito una explicación pero no quiero seguir insistiendo. Ya lo hice y tu contestación fue muy fría y a la defensiva, no entiendo por qué. Porque tus argumentos no tienen sentido. Ahora ni siquiera hay respuesta.

Sólo sé que el cariño que siento no podrá esfumarse como si nada, espero que vuelvas a hablarme algún día, que vuelvas a ser el mismo de siempre, que te des cuenta de lo que estás haciendo y rectifiques, y si tienes algo que decirme, hazlo.

3/7/12

Cenizas en el aire



El tronco, cortado en dos, parecía un moribundo que ansiara respirar. Aunque las dos mitades no estaban del todo separadas –la fuerza de las raíces y la solidez de la base las mantenían ligadas por debajo del suelo-, todo signo de vida estaba destruido: ya no fluía por ellas ni una gota de savia. Las inmensas ramas estaban muertas; las tormentas del próximo invierno les darían el golpe de gracia, derribándolas al suelo. Pese a todo, aún podía decirse que era un árbol; tal vez arruinado y muerto, pero su esencia seguía allí. 

"Hacéis bien en sosteneros una a otra –les dije, como si esos trozos de madera monstruosos fueran seres vivos y pudieran oírme-. Pese a vuestro aspecto herido, negro y derrotado, queda en vosotras algún signo de vida: os mantenéis unidas por las fieles y honestas raíces. Nunca volveréis a tener hojas verdes, los pájaros no anidarán de nuevo en vosotras ni entonarán melodías; el tiempo del  amor y el placer ha terminado, pero al menos no estáis solas: ambas compartís esa decadencia."



Jane Eyre, Charlotte Brontë


Fotografía de Dos aguas (Valencia) tras el incendio .





31/5/12

Mis nuevas adquisiciones



Hacía tiempo que no iba al rastro de Valencia y el último domingo que pasamos en la capital me apeteció ir. La verdad es que es todo un trasterío de cuidado, pero me encanta porque puedes encontrar verdaderas joyitas. Me centré más en los puestos donde vendían libros viejos o más actuales de segunda mano. Encontré uno de poemas de Miguel Hernández, que no he leído demasiado de él y me apetecía indagar un poco en su obra. Más adelante vi el diario de Ana Frank y es uno de esos libros que prácticamente todo el mundo se ha leído y yo todavía no, así que por dos euritos lo hice mío. Y por último, tirado en el suelo entre un montón de libros más, encontré Las edades de Lulú de Almudena Grandes, una escritora a la que nunca he leído, la verdad, pero el otro día vi una entrevista suya en El Intermedio y me cayo maja, así que me dije; vamos a leer algo de esta mujer. Luego por la tarde me pasé por la Fnac a por algo que tenía pendiente y tropecé con Biografía para encontrarme de Benedetti y, como adoro a este grande de la poesía uruguaya, no podía irme a casa sin el.  



23/3/12

Jodida pero contenta

A veces me quedo absorta y pienso que para escribir gilipolleces ya tengo este blog, así que hoy voy a escribir alguna de aquellas que se me pasan por la cabeza.

De unos meses a esta parte me han ido ocurriendo episodios de algún tipo de malestar o dolencias. Comenzó con unos dolores de muela horribles, al tiempo unos dolores de cabeza mortales, tipo migraña, acompañado de vómitos y mareos. Más recientemente me empezó a doler la espalda y cuello, tanto que se me cargaba todo de estar sentada un rato.

A causa de tanto sufrimiento y hasta los cojones ya de pasarlo mal, fui al médico. Mi médico de cabecera, que es mujer, me hizo las pruebas pertinentes y sospecho sobre una posible escoliosis. Cita en el hospital para radiografías y, en efecto, una ligera escoliosis, que probablemente fuera la culpable de mis dolores de espalda, cuello y migrañas.

Bien, pues contacto con una fisioterapeuta y osteópata y pido cita con ella. Me dice que pida cita con el traumatólogo porque lo más seguro que necesite llevar plantillas. Hay que joderse. Después de la primera visita, que fue estupendamente, me vengo a pasar unos días a Valencia y a disfrutar del ambiente fallero, ver las mascletaes, tomar unas cervecitas… ñam, ñam. Mi desgracia no había terminado aún, esos días empezaron a dolerme los pies de una manera flipante. Como si el tobillo se me fuera a salir del sitio cada vez que pisaba, de llegar a tener que caminar cojeando del insoportable dolor. En mi segunda cita con la fisio se lo comento, me examina y concluye diciéndome que apoyo mal los pies. Y es por eso que al caminar o estar parada me duele tanto. Estupendo. ¿Algo más?

Después de todo esto, y lo que está por venir, me paro a pensar que cada cierto tiempo me tiene que pasar algo, sino se ve que mi cuerpo no está contento. Con 5 años enfermé de PTI (Púrpura Trombocitopénica Idiopática), una movida vamos. Sabéis de qué va? Es algo así como que el sistema inmunitario crea unos anticuerpos que se pegan a las plaquetas y el bazo los destruye, en definitiva, que de 3.000.000 de plaquetas que debemos tener en el organismo, yo me quedé en 3.000. Un mes ingresada en el hospital y como nueva. Pero no del todo, porque el verano de 2009 me vuelve a salir otro tipo de Púrpura en las piernas. Unas manchas rojas, que se unían entre sí, y que habían empezado siendo como picaduras de mosquito. Acojonante. Sin contar con el veranito que tuve que pasar a base de cremitas, porque me salieron unas manchitas blancas por la espalda, que en principio creían que serían hongos y resultó ser otra de mis enfermedades raras, producida por la bacteria causante del acné. Tócate los cojones.

Pues nada, el percal está así, jodida pero contenta.

6/3/12

La siesta


Abro la ventana y corre el aire fresco, es mediodía y luce un sol espléndido. Me quedo mirando el paisaje, respirando intensamente. Me apetece salir, sacar a pasear a las perras. Es un día cualquiera, uno como ayer y anteayer, pero me apetece la primavera.

Llevamos tanto esperando que llueva, poder despojarse de abrigos y bufandas. Subir alto, tan alto como la montaña ceda, sentir cada piedra bajo el pie, impregnarse con el hálito que la naturaleza nos ofrece, el olor a plantas silvestres, a tierra calada.

Las perras, olfateando todo aquello que se tercie, correteando de aquí para allá, siguen nuestro paso. Se nota que les encanta la sierra, sentirse libres y dichosas por los calmos senderos.

La Sierra de Mariola brinda tantos rincones maravillosos de tanta valiosa importancia, llena de magia, de belleza, de paz, de aromas, por algo fue declarado parque natural. Su flora es muy rica en variedades vegetales, con sus hierbas aromáticas se produce el conocido Herbero, bebida espirituosa a base de licor anisado.

El día transcurre y tranquilamente en casa leo un libro, el sol sigue luciendo y la temperatura baja. La primavera está muy cerca, ya se siente, se respira. Mientras, en la soledad del sofá soy víctima irremediable de la modorra, me dejo llevar.

25/1/12

Desesperanza gris

Son en estos momentos en los que no tengo nada que decir cuando más ganas tengo de escribir. Escribir por escribir, por poder leer mis pensamientos expuestos de alguna forma, porque me paso todo el tiempo pensando y no sé qué hacer con ellos.

Pienso que hay días en los que no tengo ganas de hacer nada. La desesperanza se apodera de mí y viene a visitarme la melancolía. Me siento inútil sin un propósito, me siento vacía sin saber que va a ser de mí. De mí y de todos nosotros. De este país de gilipollas.

Llevo ya dos años sin trabajar y casi se me ha olvidado qué se sentía al hacerlo. A nadie le gusta madrugar para ir al trabajo pero a nadie, menos todavía, le gusta no tener ingresos. Estamos desesperados por encontrar laburo, nos ofrecemos a lo que sea, ya no nos importa arrastrarnos para limpiar la mierda del suelo. Necesitamos la pasta y la necesitamos ya.

Mientras los ricos se hacen más ricos y pagan menos impuestos que los currantes, los políticos nos piden más esfuerzos pero ellos no se bajan el sueldo. La crisis la estamos pagando y sufriendo nosotros, nos siguen tomando el pelo y nos dejamos. Es triste. Es vergonzoso. Es desesperanzador.

Tengo la sierra enfrente, los días que me levanto así necesito caminar, mantener la mente ocupada, respirar el aire fresco y puro de la naturaleza acompañada de mi manada; dos perras y mi camarada de risas y sueños. Él hace más fácil que se me pase la impotencia, sin él sí que estaría completamente perdida y desengañada de todo.

Por suerte hoy no es uno de esos días, todavía luce el sol sobre la vila, es Miércoles y tengo ganas de ver nevar este fin de semana. Todo será mejor que estar sola en casa sin nadie con quién hablar.

27/12/11


Ahora como un ángel apareces
y me rodeas sin decirme nada.
Ángel que yo cuidara tantas veces
sin saberlo, callada.

En todo lo que miro permaneces
como el aire feliz de la mirada.
Me parezco a tu ausencia y te pareces
a mí resucitada.

Porque viniste cuando me moría
a devolverme a vivas caridades;
porque mi noche muda se hizo día

por gracia de tu voz iluminada,
en esta eternidad con que me invades
yo que no era, soy tu enamorada.

Maria Elena Walsh



18/12/11

Mi palabra de hoy...



La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano.





Victor Hugo

10/12/11

Navidades veraniegas




Hace cuatro años por estas mismas fechas vivía en Montevideo. Fue mi primera Navidad veraniega y montar el arbolito y el belén con camisa de tirantes se me hacía raro. Fue toda una experiencia de esas que piensas si volverás a repetir algún día, al igual que me pregunto muchas veces si volveré a pisar el paisito.

En Montevideo hay dos noches en las que el cielo nocturno se ilumina en cada distrito, Nochebuena y Nochevieja. Los vecinos salen a sus calles con gran cantidad de fuegos artificiales y pasadas las doce se dedican a darle rienda suelta a la mecha. Es un soberbio espectáculo, palmeras de luces y truenos asomando en los tejados de cada barriada.

En ese tiempo la gente aprovecha las vacaciones para irse a la playa. Navidades en la playa, ¡qué curioso era! En los supermercados vendían lo mismo que venden en los supermercados de España; gran surtido de panettones, turrones (algunos importados de España, precisamente), polvorones, mantecados… Y con ese calor estival, ¿a quién le apetecía comerse un polvorón?

En realidad, yo soy muy reacia a esas fiestas pero me encantaron las Navidades en Montevideo. Son tan parecidas como distintas a las de aquí. Parecidas porque las tradiciones son las mismas a pesar de la época del año y distintas porque los uruguayos hacen que lo sean. Vivir allí durante cuatro meses me bastó para conocer un poco más a sus habitantes. Gente muy honrada y humilde, tranquila y gentil.

Cada vez que pienso en Uruguay, pienso en lo que aprendí de cada sitio en el que estuve, de cada persona con la que hablé, de la peculiaridad de las calles y la rambla con la puesta de sol llena de personas tomando mate. Pienso con nostalgia y ganas de volver alguna vez, de visitar aquellos lugares que dejé pendientes, y volver a degustar las deliciosas margaritas con dulce de leche.